https://www.cvradio.es/wp-content/uploads/2016/07/cg_cvradio.png

EN DIRECTO 10:00 – 13:00

Puertas Abiertas

CVRADIO ON-LINE

Pegando la Hebra (31/05/18)

Hui a ‘Pegando la Hebra’

 

Entre emociones de censura y conmociones políticas y futboleras, el Pegando la Hebra de hoy decidió irse por las ramas, por las ramas de la música. Dicen que la música es el arte más directo: entra por el oído y va al corazón. Por eso a María Vicenta le gusta ofrecernos música en vena, de la que muerde el alma y las neuronas. Hoy hicimos un viaje de emociones que fue desde el pop rock alternativo e intimista de Mr. Sánchez al soul feminista, íntimo y libérrimo de Olaya Alcázar, para desembocar en un caleidoscopio de músicas que son NES: un trío mágico donde reverbera el talento de Matthieu Saglio, “el cello de los mil acentos”, la voz que buscaba por el mundo, la argelina Nesrine Belmokh y las atmósferas de percusión de David Gadea, un artista de renombre y un cachondo mental.

Con Darío Sánchez y Coque González, diseccionamos a Mr. Sánchez, paseando por los orígenes de un grupo valenciano y universal. Darío se fue a hacer el Erasmus a Birmingham, se enroló en grupo de rock británico en Sheffield y ya lleva doce años. En paralelo, hasta converger en la amistad, Coque, hizo su carrera en Nueva York. Junto a Adrián Hornillo, el batería de Montserrat, el pequeño, y Carlos Deutsch, teclados y Aarón de los Santos, el bajo: —Él es la luz del grupo, dice Coque. Darío tiene barba melendiana y look de tipo listo. Coque lleva sus brazos tatuados de infinita ilusión: la Monna Lisa, algunas sombras de tinta y flores del paraíso de Gauguin. Sin embargo, la melancolía y el mundo interior se revelan poderosos en su primer tema en directo. Apenas dos guitarras, un lamento y mucho corazón. Darío dedicó su primera canción al amor de su vida y la certeza de que lo sería siempre. Y en «Sin sonreír», un canto a la paternidad, a su hijo Tristán: “Tú conoces el secreto de hacer el mundo cierto”. Coque nos embauca con su afirmación, —Estaré en la música hasta que tenga ilusión, y siempre que nos llevemos bien. Los avatares del mundo musical los llevarán en el futuro a los carteles de éxito —Somos carne de festival. Mr. Sánchez tienen ya el éxito en la verdad que representan.

Y del Rock alternativo a la voz soul de Olaya Alcázar. Una gallega de 27 años que cuando canta metamorfosea su tez blanca en alma negra. Olaya es energía, madurez impropia en la tersura de una piel y un rostro que evoca a las divas del jazz que salen en portada en La Rolling Stones. Nos trae su último disco: «Reborn». —¿Por qué Reborn? —Reborn es renacer. Fue un giro en mi vida en un momento delicado. “Don’t hurt me more. No me lastimes más”, ya lo dice su canción. Renacida cada día, porque Olaya se reinventa desde los 4 años, cuando aprendió a tocar el piano que le regaló su padre. Olaya es metáfora de viento de cara y libertad elegida. «Freedom» se llama el primer tema que interpreta. La escribió como contestación al bancario que dudó sobre si se puede vivir de la música. Justo cuando está cantando, como azarosa metáfora, una paloma despistada se cuela en los estudios de CV Radio, choca contra el cristal y nuestra fotógrafa María José Latorre le abre la puerta. Y es que su libertad es innegociable. Como la de Olaya. Le pregunto por la lucha permanente entre libertad de creación y el mercado masivo y sus dictaduras. Y me dispara un dardo que me deja anestesiado: —Yo quiero hacer lo que me nazca. No quiero que nadie me diga qué debo hacer ni que juegue con mis ilusiones. Buscar gustarle a la gente hace que al final no te gustes a ti misma.

Y en eso que llega NES. Un proyecto creativo hiper singular. Nesrine, la prodigiosa vocalista franco-argelina, cellista de orquesta, que habitó en el Circo del Sol. Matthieu Saglio, el cellista eterno, que dice tener 120 años, y al que descubrí el siglo pasado con Jerez Texas en el TAMA de Aldaia, pioneros en la fusión del flamenco, jazz y nuevas músicas. Matthieu aterriza en este proyecto porque dice haber encontrado la voz que pone color y sentido a lo que quiere expresar. Y no me extraña. Escribo mientras ella canta, o mejor dicho, lo intento. Tiene un quejío moruno y un scat a lo Ella Fitzgerald, que quitan el sentío. David Gadea nos cuenta que aterrizó en NES para ilustrar los ritmos y atmosferas que necesitaba. —Y porque somos amigos. Te quiero, le dice Nesrine. David no ha estado en Cuba –como presagiaba María Vicenta– pero ha tocado con Ximo Tébar, Sole Giménez o Thais Morell. Detrás de su aspecto de Jesucristo Superstar se esconde un alma libre que bebe de los ritmos flamencos, cubanos, griegos y árabes y que es feliz coloreando el talento brutal de Nesrine y Matthieu. NES tiene un directo como un golpe en el mentón, un crochet con guante de seda, callos en los dedos de un chelo tocado sin arco durante siglos. «Ahlam» significa sueño en árabe. Así se llama su último disco. La música de Nes que te embarca en un viaje por tu vida soñada. Como esos sueños que no sabes cómo empezaron ni concluyeron, como esas músicas que evocan emociones sin saber ni cómo ni que ni porqué.

Nesrine canta tras unas gafas de sol espejadas que reflejan un alma del renacimiento. Tiene el don de la ubicuidad por sus múltiples compromisos según Matthieu —Ahora está aquí mismo cantando y ensayando con la orquesta. El placer de escuchar a estos tres magníficos músicos que regurgitan su bagaje musical multiétnico. —Una francoargelina y un francés afincados en España, y un español afincado en España, nos dice David Gadea.

En tarde de censuras y dimisiones, Pegando la Hebra disfrutó de seis músicos en directo. Gracias por hacerla inolvidable.

 

Escolta tots els programas de ‘Pegando la Hebra’:

FOLLOW US ON:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT

1 × two =