https://www.cvradio.es/wp-content/uploads/2016/07/cg_cvradio.png

EN DIRECTO 00:00 – 21:00

El club de las buenas canciones

CVRADIO ON-LINE

Pegando la Hebra (18/01/18)

Hoy en ‘Pegando la Hebra’

Pegando la Hebra se encuadernó hoy para ser más libro que nunca. Hoy, que ha salido la noticia de que ha subido el índice de lectura en España, María Vicenta escribió el prólogo dando protagonismo a dos invitados y amigos, organizadores de la primera Edición del Salor de Autor 360º. Ellos son José Luis Rodríguez de Bibliocafé y José Seoane de la librería Clarión.

Ellos se han entregado a una aventura bibliófila, que, como libreros y quijotes, llevan con la ilusión de estos prescriptores de cultura. Cuando una va a una librería dicen que es como cuando uno consulta al farmacéutico. En este caso José Luis y José, abren el primer capítulo de este programa contándonos cómo se han embarcado en este jardín del bien y del mal. “Aspiramos a crear un foro profesional de convergencia delos oficios que hay alrededor de los libros. Editores, impresores, portadistas, bloggers, traductores, correctores y claro, creadores”. Dice José, “hay muy buenos ilustradores y buenos autores, ¿Por qué no juntarlos?”. Un foro de contactos, de roce humano, de aunar sensibilidades. José Luis quiere convertir a Valencia en un referente nacional y nos cita a los principales invitados, como Antonio Garrido, Paco Roca, José Manuel Casany, Marta Querol y parte del equipo de Pegando la Hebra, porque Juan Mi Aguilera y Ángeles Pavía estarán también en las mesas redondas, y por eso, a mitad capítulo, se han incorporado a la tertulia, como coprotagonistas, provocadores entusiastas del Salón y agitadores culturales. Juan Mi dice que además de hablar de libros tomarán algunos licores espirituosos que conducen a llamarse hermanos y abrazarse. Ángeles, siempre atenta, previene para no firmar contratos en ese estado.

Y a punto de dar el primer giro de trama de este libro, María Vicenta nos pide un silencio que no hace falta reclamar. Porque su voz, más que voz, es una revelación. Amigo oyente, deberías asomarte al podcast porque pese a su insultante juventud, su voz es armonía que trastea en nuestras conciencias. Solo estamos en la primer estrofa del tinking out loud de Ed Sheeran y yo tengo la piel erizada. Cristina Estellés, de familia de artistas, anduvo durante su adolescencia alejada de la canción buscándose entre la Facultad de Económicas, Bellas Artes y Filología. Encabezó el grupo de “Sin vuelta” que ganó el Sona la Dipu, pero el pop rock se le quedó pequeño y estudió canto lírico y bel canto. Siguió buscándose en Nueva York donde probó la miel y la hiel de los musicales y volvió a Roma para seguir sus estudios. En este punto, Rafa Alarcón le ha dado al play y suena la maravillosa Opera de Gabriel Fauré en la voz de esta joven de alma humilde y rebelde. Son Les Berceaux, las cunas, que nos encogen el corazón como si fuéramos bebés que acaban de descubrir el iris de su madre.
María Vicenta empieza a hacer pucheros, no puede reprimir la emoción. El estudio se encoge, la voz de Cristina se hace ancha. Fascinados, buscamos su facebook. —Cristina, por favor, tienes que cantar, tienes que venir, tienes que venir para cantar, y cantar para vivir. No nos puede privar de tu voz. Firmado: La Humanidad.

Celia Corrons y sus MIRADAS, abrió su fascículo histórico hablando de los primeros tranvías que circularon por Valencia, tirados por caballos, en 1876. El primer trazado respondía a la idea de unir los poblados marítimos, que se inauguró en junio de 1878, y que duraron casi un siglo, hasta 1970. El tranvía nos lleva a la confesión de Ángeles Pavía que nos contó como su padre se pasó ocho meses en el Hospital por la colisión entre un tranvía y un carro, cuya rueda le machacó el brazo. Y Juan Mi apuntilló —Mi padre se atribuye el mérito de acabar con los tranvías. Trabajaba en la empresa de autobuses.

En el último capítulo de este libro con banda sonora, recibimos a un enorme arquitecto, y más enorme como ser humano, Carlos Salazar. Carlos se desnuda con una nueva singladura literaria, cuyo título, “Lo que oculta un arquitecto”, nos pone tras la pista. “En el primer capítulo, la visita de Camus, cuento la obsesión que me asalta cuando un proyecto no para de darme vueltas en la cabeza”. El autor ejerce de arquitecto creando un paisaje, una atmósfera, en el estudio. Transmite paz y talento. Tanto que se moja en el modelo de ciudad que le gustaría para Valencia. De repente, nos sentimos todos, bien, todos mejor. De la historia de lo doméstico, de domos y mestizaje, a la defensa de reconquistar la ciudad para el peatón, el ciclista, y la salud de los valencianos y penalizar el uso del coche. Valiente, ejemplar, se emociona cuando habla de las injusticias sobre compañeras arquitectas en femenino.

Con este precioso capitulo construido por Carlos Salazar cerramos el libro hebrero de hoy, con la esperanza de que acaricies sus lomos, sus tapas y el disfrute de descubrirte oyéndolo. El libro, la radio, la cultura, y tu sensibilidad. Gracias.

Escucha todos los programas de ‘Pegando la Hebra’:

COMPÁRTENOS EN:
NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.