http://www.cvradio.es/wp-content/uploads/2017/03/vicente-quintana-web.png

EN DIRECTO 17:00 – 18:00

Puertas Abiertas (Reposición)

CVRADIO ON-LINE

Pegando la Hebra (19/04/18)

Hoy en ‘Pegando la Hebra’

La nave nodriza de Pegando la Hebra, CV Radio, cumple dos años, y para celebrarlo, tuvimos un programa muy nuestro, en los meandros de la celebración: Literatura, ensayo y cine. Soplamos las velas de una emisora comprometida con un proyecto plural, al que agradecemos la libertad para hacer este homenaje semanal a la cultura.
Suena Mozart en su «Amadeus» para despedir al Milos Forman que nos sacudió con el tratamiento de la locura del nido del cuco. Alguien voló hacia otros destinos también: el actor de doblaje valenciano, Pepe Mediavilla, que nos dejó como legado a Gandalf y al Doctor Spook, pero que hilvanó una simbiosis espiritual, casi mística, con el gran Morgan Freeman. Como dijiste tú en su boca, Pepe, en la adorada «Million Dolar Baby». «Sólo espero que haya encontrado algún lugar donde encontrar un poco de paz. Un lugar entre los cedros y los robles, algún lugar entre la nada y el adiós».

Recibimos a Fernando Jesús Plaza del Pino, que nos trajo su ensayo «Comunicación, cuidado y vida en la diversidad». Fernando tiene la pátina de sabiduría del hombre leído y viajado. Su chaqueta de lino nos remite quizá al hombre que sabía demasiado al servicio de una causa: Denunciar y hacer visible la integración cultural de minorías como la musulmana. Un James Stewart, enfermero de profesión y filántropo de vocación, que ha estado en la trinchera, en Chiapas o en Alhucemas, con su bata blanca y observador de Derechos Humanos. —Mi madre me dijo a la vuelta: Has venido más espiritual. Fernando escribe y trabaja porque las palabras respeto, integración, interculturalidad no sean fuegos fatuos. Nuestra admiración, Fernando.

Y de Fernando a Javier Sarti, a quien define Rosa Montero, como un «escritor descomunal». «Sorprendente narrativa» (El País), «Literatura trascendente», (La Vanguardia). Fernando no nos trajo su último libro de relatos, «Extrañas geometrías» que incluye «En los tiempos del Plomo», Premio Internacional Gabriel Miró. —En estos relatos he procurado inquietar al lector. Me gusta adentrarme en los conflictos humanos.

—Estilo, prosa cuidada, prosa poética, versatilidad en los géneros, apunta, certera, Ángeles Pavía. Pero quizá me llama la atención su humildad cuando María Vicenta desgrana su curriculum y su obra. Camisa y pantalón verdes, canas de honestidad, Javier, una delicia leerte.

Y de la caligrafía a la alfombra roja, para que desfile Carlos Aguilar, que ilumina sin querer el estudio con su camisa de inspiración polinesia, como una pintura de Gauguin en su época tahitiana. Parece un pintor bohemio pero se sienta en CV Radio el mejor o uno de los mejores historiadores cinematográficos de nuestro país. Más de sesenta libros como «Cine y jazz», un auténtico top que adoro, o su diccionario de películas, «La Guía del cine». No nos extraña su vena creadora quasi renacentista. —Yo de pequeño crecí aprendiendo piano, violín y viendo cine. Mi abuelo Baudelio regentaba salas de cine. Carlos entra con delectación a contarnos cómo conoció a los creadores «El viaje fantástico de Simbad», mientras Juan Mi Aguilera, admirador confeso, se le dibuja una cara de asombro. Carlos es un catálogo de anécdotas sobre el imaginario universal del cine. —Rey Harryhausen y Ray Bradbury hicieron un juramento: Prometemos que nunca dejaremos de ser niños.

Carlos mira embobado a Anita Haas con cara de niño. Con los ojos del que perdió un dinosaurio pero encontró una compañera de viaje para este travelling que es la vida. Anita es una escritora canadiense que tiene un libro entrevista con Elli Wallach con prólogo nada menos que de Clint Eastwood. Anita esconde la elegancia francesa de sus ancestros y sus ojos delicados tras unas gafas oscuras a lo Ava Gardner. Nos ha traído su último libro de relatos «Yo fui chica Bond». Nos lee un fragmento de su relato premiado en Aldaia. Nos emociona con su lectura pausada y sentida.

Carlos presentará, junto a su editor, Pablo Herranz, su último libro «Cine cómico español 1950-1961. Riendo en la oscuridad”, que ambos presentarán el viernes en la Librería Bartleby. Juan Mi sonríe y pregunta si el titulo tiene doble sentido. —Y hasta triple, dice Carlos. Fluye la tertulia con risas y anecdotario pero Carlos aprovecha el plano secuencia para reivindicar el cine español. —Este complejo de inferioridad viene de pensar que la dictadura envenenaba todo creación, y que aquí se hizo cine de muchísima calidad que el público no supo ver ni reconocer.

Carlos, más que historiador, es un personaje. Y no solo por sus libros y su bagaje, sino por su carisma. Además de a Gauguin como camisa, lleva a Mondrian, -el inventor del arte abstracto junto a Kandinsky- como reloj. El placer de disfrutar de Carlos, un tipo Plácido al que parece que Berlanga, Azcona, Edgar Neville, Ozores o Manolo Morán, hayan abducido y nos lo hayan devuelto para disfrutar de la magnífica película que ruedan esta extraña pareja, adorable pareja, Anita y Carlos.

Escucha todos los programas de ‘Pegando la Hebra’:

COMPÁRTENOS EN:
NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE UN COMENTARIO