CVRADIO ON-LINE

Pegando la Hebra (12/04/18)

Hoy en ‘Pegando la Hebra’

En femenino y plural, sería el titular de nuestro programa de hoy. Nombres propios que el viento de mistral nos regaló, como los de Isabel Barceló, Carmen Boustani, Belén Roig o Aida Velert. Mujeres que ilustran sin mencionarlo la injusticia que supone la andrógina visión del mundo que hemos heredado. Pero María Vicenta Porcar no buscó maniqueísmos. De la erudición de Carlos Moreno a la búsqueda de la verdad que anida en el talento y el savoir fair de estas cuatro mujeres. Y de Ángeles, Marina y María José, colaboradoras necesarias para crear el espíritu plural de esta Hebra.

También lo hace Juan Mi Aguilera, con humor y ciencia. En su MICRO MEGAS abordó “La mecanica cuántica, ¡Por fin!”. —Le tenía respeto al tema pero era necesario tratarlo, nos confiesa. Me quedo con esas partículas subatómicas que son como bolas de billar, me quedo con esa sonrisa que siempre me despierta Juan Mi.

María Vicenta, que siempre busca sorprender para conmover, me zarandeó hoy al leer, sin previo aviso, una modesta crónica que escribí sobre el cauce del río Turia. En su voz, suena mucho mejor. —El llit del Túria es nostre i el volem verd, concluyó. Gracias, Directora.

En la TERTULIA recibimos a una escritora por la que sentimos especial debilidad: Isabel Barceló. Alicantina, de Sax, licenciada en Filosofía y Letras, y enamorada de la Historia. Hoy presenta su última novela histórica «Las Mujeres de Roma» después de las exitosas «Dido», «La Reina de Cartago» y «La muchacha de Cátulo». —Yo hago un itinerario femenino de la ciudad de Roma a través de sus mujeres, con vocación más literaria que científica. Isabel nos revela su aspiración de recordarlas y reivindicar su figura ante la hegemonía masculina. Nos recita un fragmento y a mí me recuerda el amor de una juglar, como si de memoria oral se tratara. Nuestra Mary Beard española nos despierta la curiosidad con la alquimia de su voz. Su pulsión divulgativa lo corroboran sus manos, limpias, sabias, honestas. Su pelo burdeos, su vestido de encaje negro radiografían su luz interior. Pasión por la belleza y por contarla, rebeldía y orgullo de mujer, desde la humildad que desnuda a las grandes.

Marina Lomar nos presentó a la escritora y profesora franco libanesa Carmen Boustani, reconocida a nivel internacional. Nos cuenta que vino invitada por la Universidad de Castellón y que la descubrió con su libro, «La guerra me ha sorprendido en Beirut”», que escribió en pleno conflicto, mientras las bombas caían. Marina traduce a Carmen sobre la marcha y queda sin resuello. «Cómo traducir a Carmen Boustani y no morir en el intento», nos reímos. La voz de Carmen fluye como un rio: admiración por la protagonista de su ensayo, Andrée Chédid; El Líbano que aún le duele; la Francia que ama.

En medio del femenino y plural, descubrimos a un tipo fascinante, Carlos Moreno-Torres Herrera, medico radiólogo, que metamorfoseó en coleccionista de arte, marchante, comisario de exposiciones y escritor. Carlos supura erudición con su voz queda y las gafas de pasta que le acompañan. Lo escucho y, más que entenderlo, quiero que no calle porque su verbo es una llamada a la curiosidad. Nos presentó la exposición de Zuloaga que se inaugura esta semana en la Fundación Bancaja, en la que figura una obra de su colección privada pero también nos reveló su pasión por coleccionar libros de escritores del mundo que han escrito sobre sus viajes por España. —Estamos igual que hace doscientos o trescientos años, nos dice, a la vista de sus investigaciones.

Ángeles Pavía nos confesó en QUERIDAS PALABRAS, su admiración por Almudena Grandes y su último libro «Los Pacientes del Doctor García». —Hacía tiempo que una novela no me seducía tanto. Y de pronto, irrumpieron dos de las protagonistas del programa de hoy, con atriles, partituras y un enorme teclado Roland. Son la soprano Belén Roig y la pianista Aida Velert, que nos contaron el premio ganado en el Certamen Nacional de Lied de Almería y nos regalaron su sonrisa y su talento. Aida, respira por los ojos ilusión y contiene su discurso para no desbordarse. —Lo importante, más que los premios, es el reto por mejorar. Belén, que viene de cantar ópera en los teatros de Guatemala, exhala como Aida, la belleza de una juventud insultante. Tez bruñida y labios rojos a lo Carmen de Bizet, nos cuenta su último proyecto juntas, —Hemos grabado un disco con canciones de inspiración española. El placer de escucharlas en directo te reconcilia con las miserias del día.

Belén derrite el estudio con la Nana de Falla mientras Aida pasea sus manos entre sostenidos y bemoles. Antes de ofrecernos la Elegía de Massenet, busca y nos recita su traducción: —Es que quiero poneos en situación: “¡Oh, dulces primaveras de otros tiempos, verdes estaciones, habéis huido para siempre! Ya no veo el cielo azul, ya no escucho el canto alegre de los pájaros”.

Nosotros, en Pegando la Hebra, rebeldes a estos versos, queremos seguir escuchándoos, no importa la estación. Gracias, Aida. Gracias, Belén. Gracias, oyentes.

Escucha todos los programas de ‘Pegando la Hebra’:

COMPÁRTENOS EN:
NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE UN COMENTARIO